louis vuitton paris

Louis Vuitton VOLEZ VOGUEZ VOYAGEZ

16 marzo, 2016

Pisar París y no tener nada que ver, visitar, descubrir, esperar en colas kilométricas, rezar para que queden tickets disponibles, y finalmente dejarse maravillar, es sencillamente impensable. En la capital francesa siempre hay exposiciones con las que deleitarse, con las que luego soñar, sobre las que compartir opiniones alrededor de una mesa, y por qué no, también acabar odiando un poco. Sobre todo, si haces como yo y te compras siempre, a modo ya de tradición impuesta, el catálogo aunque sea (casi) del tamaño de uno de los baúles que pudimos ver en esta retrospectiva de Louis Vuitton bajo el título de VOLEZ VOGUEZ VOYAGEZ.

La expo, ya se ha terminado. Ohhhh… c´est la vie! Pero la vie veces es buena, así que aquí tenéis un post súper completo de una de las mejores exposiciones que este año se podrán ver en París pese a su corta duración. Y es que el Grand Palais está más solicitado que las tiritas de silicona el día que estrenas zapatos.

Lo sé, quizá dijimos lo mismo sobre la de Jeanne Lanvin (pero es que aquella fue un sueño, con esas prendas tan cerca, sin cristales), la colección del escándalo de YSL (que nos hizo descubrir el Yves Saint Laurent más irreverente) o el armario de una de las parisinas más exquisitas de todas las épocas, Alice Alleaume (con permiso de la querida Condesa Greffulhe de la que pronto os hablaremos), pero de verdad, esta exposición es de otro calibre.

La maison Vuitton se ha lucido y a su emblemático baúl, el big bang de la casa,

le han dedicado una exposición nunca vista.

DSCF5009DSCF5015
DSCF5021 DSCF5022

La historia de Vuitton, me imagino que muchos la conocéis. Nosotros la hemos ido desgranando post tras post (aquí en relación a Marc Jacobs, ex-director creativo), exposición tras exposición (con esta sobre el mundo del viaje), pero para los no adeptos a la historia de Louis Vuitton, el señor, no la marca, contar de manera resumida que su habilidad como carpintero hizo que se convirtiese en un afamado maletero, al punto de recibir encargos de Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón III. Para el resto, MasterCard o Wikipedia. ¡¡Oh!! La genial app. gratuita desarrollada a modo de guía de la exposición, pero que os aportará información valiosisima.

Así que ese es el punto de partida de la exposición, la carpintería, las primeras imágenes de una empresa surgida de la nada, solo del buen saber hacer de los artesanos, y todos esos baúles, que desde 1854 son emblema del lujo más exquisito de cada época. Hagamos un recorrido por las primeras obras que el departamento histórico de la casa ha conseguido recopilar:

DSCF5024 DSCF5025 DSCF5026

De arriba a abajo, baúl en tejido azul destinado a almacenaje, en el centro, baúl con lona a rayas de 1863, y finalmente sombreros de Madame Beter y Madame Grémaud, de 1895, aprox., dentro de una maleta específica para sombreros realizada en canvas damier y que perteneció a Madame William Twonbley, fabricado en 1895. Si os fijáis en el acolchado interior, descubriréis claramente de donde ha surgido el actual bolso que rescata la técnica del maletage interno para sacarlo al exterior. Os lo dejo a modo de apunte, para aquellos que osan decir que el bolso actual viene a ser una copia del acolchado de Chanel. Cada marca bebe de su pasado, y aquí no cabe la menor duda de que los actuales diseñadores de complementos tienen de donde nutrirse.

DSCF5029 DSCF5030
Vestimenta de 1905 compuesta por una chaqueta, blusa y falda, cedida por el museo de la moda de la villa de París, y expuestos en una maleta-armario del mismo año realizada en madera, latón, cuero y recubierta en canvas.

DSCF5037

Maleta, modelo París, tal y como las hemos conocido en un período más moderno, pero en cambio es del año 1914, realizada en cuero natural de vaca, madera, latón y textil, además de lucir aquellas pegatinas que tan de moda comenzaron a ponerse a principios del siglo XX a modo de recuerdo de los destinos que se visitaba y que incluso los hoteles comenzaron a utilizarlas a modo de souvenir al tiempo que publicidad para el hotel, y prestigio para el huésped.

DSCF5039 DSCF5040

Este tipo de maleta-baúl, de 1925, recibía el nombre de “secrétaire” y básicamente se utilizaba a modo de armario especial para guardar la ropa interior o ciertos complementos habituales en la vestimenta de la época: como los sombreros de campana o cloche, guantes de piel para el día a día o de seda para la noche, las combinaciones o ropa lencera o las cintas de tafetán de seda para el cabello o los tocados.

DSCF5047 DSCF5048

Los anagramas Vuitton presentes en cada detalle a través del grabado en piel.

DSCF5049 DSCF5052

Con el paso del tiempo, este tipo de baúles “secrétaire” nunca se han dejado de realizar, siempre fabricados bajo las premisas y requerimientos de sus futuros propietarios, como por ejemplo, este del 2014, realizado a petición de la fotógrafa y directora de cine Cindy Sherman quien encargó el llamado “Studio in a Trunk”. Un baúl repleto de coloridos cajones en degradado, realizado en piel y cuero, con asombrosas notas a modo de archivador (por favor, leed los carteles de cada cajón :D), sin que falte un tocador en la parte superior.

DSCF5053 DSCF5064

Baúl “secrétaire” en toile monogram de 1932 perteneciente a Anthony J.Drexel Biddle Junior.

Por cierto, las cintas ya confeccionadas con el nombre de la marca, algo que parece francamente actual, aquí descubrimos como ya se utilizaban hace casi 100 años.

DSCF5072 DSCF5074

Maleta de 1912 para zapatos, en canvas monogram, perteneciente a William Twombley, como dice la etiqueta que la acompaña pero de quien no consigo encontrar nada de información ¿Quizá un noble? ¿Un hombre de negocios? No sé, fascinante ver estos objetos, ahora en un museo y que un momento dado fueron de alguien. Alguien que desconocemos.

DSCF5076
Baúl de mujer de 1886 en canvas de rayas con falda de lino y algodón de la época.

DSCF5080

¿Agotados de tanto baúl?

No sabéis todavía lo que queda por descubrir. ¡¡Vamos por la primera sala!!

Prosigamos.

DSCF5081 DSCF5082 DSCF5085

Maleta de 1890 en tejido a rayas y en su interior, delicadas piezas como flores artificiales de algodón endurecido y lazos de tafetán, unos zapatos en cuero marrón, bordados y dos tocados, todo de la misma época. Desde luego, el trabajo que ha realizado el museo de la moda de la ciudad a la hora de ceder determinados artículos es maravilloso. Así podemos imaginar mucho mejor qué solían guardar estos baúles en su momento.

Un último vistazo a esta sala, y pasamos a la siguiente. A un universo relacionado con el viaje, sobre cómo cambiaron las comunicaciones y qué necesidades surgieron entorno a esos desplazamientos.

Preparaos porque lo que viene es una maravilla.

DSCF5091 DSCF5092

Primera parada, el mundo del barco. En una sala circular, donde se dividen dos universos donde mirar a popa y disfrutar del océano, o a proa y descubrir destinos, como el desierto.

En la primera zona de la, se encuentran expuestos dos bolsas de viaje en algodón, de 1901 y algunas vestimentas que van de 1901 a 1935.

DSCF5094 DSCF5095 DSCF5096 DSCF5098

Las grandes protagonistas de esta zona de exposición con las bolsas conocidas como “steamer”. Un modelo, que a día de hoy la casa sigue fabricando, y que, por ejemplo, la del cuadrado impreso en tricolor en el frontal perteneció a Gaston-Louis Vuitton. A esta seña, que inventó para él no le perdáis la pista porque durante esta primavera-verano será una de las insignias de la casa que se ha recuperado para la colección masculina, más en concreto para la del calzado.

DSCF5106 DSCF5108

De izquierda a derecha: caja de enseres, diseñada por Nicolas Ghesquière en cuero épi, de la colección O/I 2015/16, en el centro, maleta en cuero y latón de 1903, y finalmente, el modelo “speedy” en vinilo de monogram con acabado espejo, del año 2008.

DSCF5111
Las primeras piezas, de la izquierda, fueron creadas en 2006 para la película “Viaje a Darjeeling” del director Wes Anderson.

DSCF5117 DSCF5118

A los viajes en coche, largos, eternos, por carreteras sin asfaltar, se unió la necesidad de portar todo tipo de enseres, como juegos de tazas o cestas de picnic donde transportar vajilla y cubertería, de ese modo, la firma comenzó a fabricar pequeñas maletas específicas para estos menesteres.

DSCF5127

Por cierto, ¿sabíais que en su momento la firma también se aventuró creando su propia línea de perfumes?

Esta es “Eau de Voyage”, una esencia, packaging y frasco de 1930.

Quien sabe si en algún momento nos sorprenderán regresando a esta vertiente de productos.

DSCF5128 DSCF5129

Y del universo del barco, al mundo del automóvil que comenzaba a principios de siglo a dar sus primeros pasos y con ello, las clases más altas, a emprender viajes con maletas específicas para auto, más pequeñas que los anteriores baúles, totalmente cuadradas para poder ser apiladas, repelentes al agua y por supuesto, personalizadas.  Esta primera es de 1908.

DSCF5131 DSCF5133 DSCF5134

*Photos: Jacques Henri Lartigue, la primera de 1922, la segunda de 1931.

DSCF5137
Durante este época, las mujeres comenzaron a utilizar bolsos más grandes, que por un lado servirían a modo de maleta, o bien, de portaenseres con la misma utilidad que la actual. Y si de algo se enorgullece la casa es de haber creado este bolso, de estructura plana, del 1910 aprox. por ser el más ligero del mercado, y sobre el cual, se siguen desarrollando colecciones.

DSCF5144

La revolución aérea no tardará en aparecer y con ello, cambiará de nuevo la manera de viajar, el tipo de maleta a utilizar (y si no, que nos lo digan a los que hemos conocido Ryanair) y por supuesto los destinos cada vez más al alcance de todo el mundo.

DSCF5158 DSCF5161

Imagen de un avión de 1932 tomada por Boris Lipnitzki.

Abajo, en la vitrina los looks 21 y 22 del desfile P/V 2013 bajo la batuta de Marc Jacobs, junto a los bolsos de viaje de 1950, el más grande, perteneciente a la fotografía Dora Maar, y el pequeño a la señora de Henry-Louis Vuitton.

DSCF5174
Lo de la restricción a la hora de llevar equipaje, como veis en este cartel no es algo nuevo. En 1910, Louis Vuitton ya utilizaba este tipo de medidas para hacer publicidad de sus tres maletas con las que llevar todo lo suficiente. Lo que no dice es para cuanto tiempo.

DSCF5179

Y del avión al tren, disfrutando de estas dos piezas de la colección P/V 2013 .

Dejamos atrás esta sala repleta de nubes y bajamos a tocar tierra, esta vez para montarnos sobre dos raíles.

DSCF5180 DSCF5187

Ilustrado con las imágenes de “Le voyage en train” de Thérèse Bonney, realizadas en 1926, y con una vitrina a modo de decorado como si de un tren real se tratase, comenzamos a deleitarnos con estas primeras piezas que tan bien ilustradas están en el reportaje de la fotógrafa americana, famosa por su trabajo durante la Segunda Guerra Mundial.

DSCF5189 DSCF5192 DSCF5194

Colecciones textiles de museo combinadas con algunas piezas tan actuales como estos dos looks de la colección O/I 2012-13, bajo la dirección de Marc Jacobs, sirven de respaldos para las bolsas y maletas que comenzaron utilizarse con el furor del tren como medio de locomoción.

DSCF5200

Algunas de las prendas habituales en la vestimenta femenina a la hora de viajar como estos abrigos de 1889.

DSCF5204 DSCF5205

Y sobre todo, las inconfundibles maletas Vuitton, para dejar atrás las creaciones entorno al universo del viaje y pasar a conocer ese tipo de piezas creadas de manera personal y con usos bien diversos.

DSCF5209

Como estos dos mini baúles, uno pensado para transportar libros, y el siguiente a modo de caja de belleza masculina, y también como pequeña oficina.

DSCF5215

Y algunos, tan originales como para cumplir la función de biblioteca y al tiempo transportar la maquina de escribir. Seguro que perteneció a algún escritor de 1936.

DSCF5212 DSCF5213
La marca también ha evolucionado, en términos de estética, gracias a colaboraciones relacionadas con el arte. Como esta serie conocida como Graffitti Collection, en la que aúna el arte de Stephen Sprouse sobre el habitual monogram de la casa.

DSCF5219

O por ejemplo, esta otra con la intervención de Richard Prince sobre el monogram conocido como “pulp” y que se puso a la venta en 2008.

DSCF5221

O la que es mi favorita, la del artista japonés Takashi Murakami, de la cual (en su momento, en el 2013, en un verano de ola de calor estando de vacaciones en Munich y con un berrinche para enmarcar cuando descubrí que estaban agotados todos los modelos, todas las opciones y todas mis ilusiones, me compré un Vuitton en canvas rosa, a lo loco. Muy acorde a mis locos 22 años) me hacía una ilusión tremenda conseguir algún ejemplar y que fue un éxito rotundo.

DSCF5235 DSCF5236

La siguiente sala de la exposición, tras disfrutar de la colección personal de baúles que en su momento atesoró Gaston Louis Vuitton, y que a día de hoy pertenece a la fundación, nos adentramos en el universo femenino de la firma. Una sala en acolchado blanco, asemejando el interior de los baúles y adornado por una gran lámpara de cristal . ¡Exquisitez en estado puro!

Y lo primero en lo que reparo es en este baúl en monogram, de 1911, que perteneció a la actriz cómica Cécile Sorel, de la que he estado viendo su vida y milagros en ese tipo de vídeos tan interesante que ofrece de pronto youtube. A su lado, una pequeña caja, modelo Renée, en piel de cocodrilo, fabricado en 1931.

En la gran vitrina, de izquierda a derecha, el vestido de noche lucido por Lauren Bacall en la película “La Femme aux Chiméres” (que en inglés se llama “Young Man with a Horn”), diseño de Milo Anderson, en el centro vestido negro lucido por Greta Garbo en una velada de la Metro Goldwyn Mayer de 1930 y a la derecha vestido crudo del año 1949 para la película “La Costilla de Adán” y protagonizada por Katherine Hepburn. Sin duda, una vitrina perfecta para mitómanos del cine clásico.

DSCF5252

Y con más féminas del cine continuamos con por un lado el vestido firmado por Robert Piguet y que perteneció a Elizabeth Taylor, así como sus maletas adquiridas entre 1970 y 1980.

DSCF5255

Para cerrar este mundo femenino e icónico, la perfumería diseñada para la mujer vuitton de los años 20 y 30, y que quizá, veamos de nuevo, o mejor dicho, podamos oler, en este 2016, posible año de lanzamiento de las fragancias de la casa, después de tanto tiempo sin perfumes en el mercado.

DSCF5259 DSCF5260 DSCF5261 DSCF5263

Y del universo más exquisito de las mujeres del cine, al universo de los dandis, donde la sofisticación en el vestir, y en el universo de las maletas, no tiene nada que envidiar al femenino con las piezas fabricadas para Lucien y Sacha Guitry, dos clientes habituales de la firma, pasando por los encargos de Paul Poiret o las piezas del actual director artístico de las colecciones masculinas, Kim Jones, quien reinterpreta magistralmente el legado de la casa desde el año 2011.

DSCF5265DSCF5277

A modo de casi cierre, la maleta especial para ropa, reproducida de la original, y que en su momento fue un encargo especial de Jean Patou ( el gran diseñador de moda de los años 20/30. Ahora que lo pienso, cómo me gustaría ver una exposición suya) con prendas y bolsos, colgados y expuestos, procedentes de las colecciones actuales de la casa da como resultado un mix entre pasado y presente, perfecto, para ahora sí, llegar al final de esta increíble exposición.

DSCF5289 DSCF5291

Pero al girar el pasillo, y a modo de colofón sorpresa de una exposición de la que nunca hubiésemos querido que terminase (¡tentados estuvimos de retomar el inicio!), pudimos contemplar en directo cómo los artesanos de la casa realizan paso a paso sus tareas habituales las cuales dan como resultado los bolsos más deseados de todas las temporadas, y como así se lleva haciendo desde los inicios de la insigne maison.

Y recordad, VOLEZ VOGUEZ VOYAGEZ (Volad, voguead y viajad), siempre con Vuitton.

Mayte De La Iglesia
Trabajo en moda, hablo sobre moda y vivo la moda.

Ese, sin duda, es el principal motivo por el que creé este blog en el 2008. Una plataforma donde compartir de primera mano mis experiencias como fashion insider la cual me ha acompañado todo este tiempo. ¿Te unes?

Siguiente Post
Post Anterior

Compartelo:

Posts Relacionados

Mayte De La Iglesia

Mayte De La Iglesia

Trabajo en moda, hablo sobre moda y vivo la moda. Ese, sin duda, es el principal motivo por el que creé este blog en el 2008. Una plataforma donde compartir de primera mano mis experiencias como fashion insider la cual me ha acompañado todo este tiempo. ¿Te unes?

1 comentario
  • Maite

    18 marzo, 2016 at 5:54 pm Responder

    Ohhhhh, ohhhhhh, ohhhhhhh!!!! Me he quedado con la boca abierta!

Escribe un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.