DSCF0909

Tratamientos de Belleza…

18 enero, 2017

… que he probado en este pasado 2016 y que quizá, no repetiré.

Sí, habéis leído bien. Algunos de los tratamientos de belleza de los que pude disfrutar a lo largo y ancho de los 12 meses que conformaron el pasado año no pasarán a formar parte de mi rutina de belleza. Y os preguntaréis el por qué. Pues bueno, unos por lo inalcanzable del lugar, vamos, que no pillan al girar la esquina de casa, por ello creo se han dado en una ocasión y por el momento no más Santo Tomás. Otros, por el precio. Fueron maravillosos pero tampoco es que la economía esté tan boyante como para inyectarle euros al rostro. Y otros, pues porque no me convencieron en absoluto y por ahí, sí que no.

Así que descubre qué tratamientos y tendencias de belleza repetiré o por el contrario

no volverán a tocar esta carita linda.

DSCF0901

Aviso a navegantes. Todas las fotos que acompañan el post están realizadas en el centro de belleza de la Maison Guerlain de París, porque la verdad es que cuando voy a la pelu o a algún centro de belleza pues no se me pasa ni un minuto por la cabeza llevar la cámara conmigo, a pesar de ser bloguera de nacimiento. Pero en cambio, como en París la llevo a todos lados pues aproveché para hacer bien de fotos pese a que está un poco prohibido por aquello de respetar la intimidad de los que por allí deambulan, o deambulamos, en zapatillas de estar por casa. Una medida que me encantó porque hace que comiences a relajarte a otro nivel una vez te has desprendido de tus zapatos, el bolso, el abrigo… sintiendo que una flota y eso que todavía no había comenzado el tratamiento.

Y bueno, ya que he comenzado hablando de este lugar pues os hablaré también del tratamiento que allí me hice. Uno “sencillo” de limpieza de rostro e hidratación antifatiga. Era plena semana de la Alta Costura parisina y llegué como Picasso pero me fui hecha una diosa entre otras cosas porque me quedé dormida mientras me toqueteaban, y además, porque una vez terminado el proceso de retirar todas las impurezas del rostro, exfoliarlo, nutrirlo e incluso si lo deseas, te hacen una sutil depilación de cejas, pues te dan un toque de maquillaje. Vamos, que en vez de irte con cara de panoli somnolienta pues como que sales de allí con un brillo, una tez… que hasta en la cena a la que acudí a posteriori, me lo comentaron. Este quisiera repetirlo todas las semanas, pero ni me pilla en el barrio ni el bolsillo está como para incluirlo en la lista de la compra semanal. Eso sí, cita ineludible para próximas visitas a París.

DSCF0904

Este año, en el mes mayo se me ocurrió ponerme extensiones de pestañas. Veía por ahí a todo el mundo con esos ojos como de muñeca, con una alegría en la mirada, con un buen careto incluso sin maquillaje  que cuando descubrí que se trataba del efecto pestañas largas y superpobladas me dije: “esto es lo que tú necesitas”.

Así que recurrí al centro A Punto, en la calle Zurbano (Madrid) porque me habían hablado fenomenal de lo bien que trabajaban y la verdad es que el resultado fue espectacular…. de no ser porque me salté todas las recomendaciones de la esteticista. No te maquilles las pestañas, pues yo venga a ponerles máscara. No te desmaquilles los ojos frotando o con productos grasos, pues yo ahí, fuerte, para retirar las dos toneladas con las que había aliñado mis super pestañones. No arrancar aquellas que se salen de la línea, deja que caigan por si mismas según el crecimiento natural de las pestañas. Ven a hacerte un mantenimiento si ves que comienzan a haber pequeños huecos… y yo pasando de todo. Con lo cual, al llegar el final de mes, aquello era un desastre. Me había quedado sin las extensiones y por ende sin mis propias pestañas, que por suerte poco a poco se fueron regenerando.

¿Veredicto? No estoy yo preparada para llevar estas cosas tan sofisticadas en mi día a día. Como me imagino que tampoco podría llevar extensiones capilares. Así que, extensiones de pestañas para mi, no. Para mis amigas, que van todas guapísimas.

 

Otro tema que también está muy en tendencia es el de los zumos detox, porque como dice quien los suele recomendar “la belleza comienza desde el interior” y nada, al interior que quise darle un sorpresa para ver si se me ponía guapo.

Ya en otra ocasión, había realizado estas rutinas detox que se extienden hasta tres días a base de licuados de frutas y verduras. Lo hice adquiriendo los productos de Dietox en su web y la verdad es que todo fue genial. No pasé hambre, ni ansiedad, fueron tres días laborales en los que estaba plena de energía… oye, muy bien. En cambio, este año, al regresar de la vacaciones decidí que necesitaba un reseteo que suficientes frituras y tintos de verano me había tomado y que iba a comenzar ya mismo. Así que en Madrid encontré las tiendas de Fit Food, donde ya había estado en otras ocasiones desayunando, y me dije probemos aquí. Mmmmm… casi muero. Dolores de cabeza, hambre, mareos, insomnio… para que os diga que el segundo día me levanté de la cama y me fui directa a la cocina a prepararme un bocata (de chorizo recién llegado desde Extremadura) porque no podía más, con eso creo que lo digo todo.

No sé si me hicieron un efecto excesivamente de choque, o todavía hacía demasiado calor, o el aporte de calorías no llegaba ni al mínimo de lo que necesita mi cuerpo para funcionar con normalidad o qué, pero se me han quitado las ganas de intentar pasar otros tres días a licuados aunque mucha gente me recomienda que trate de hacerlo pero preparando en casa las mezclas de frutas y verduras. Paso.

DSCF0906

Las que tenemos el pelo finito como yo nos suele preocupar el fortalecerlo y sobre todo agredirlo en la menor medida posible, por eso fui al centro de belleza Sundara, más conocido por sus depilaciones al hilo, ya que me dijeron que hacían un ritual tibetano que era una maravilla. Y lo fue, más o menos. Te tumbas en una camilla y con un peine que debe estar hecho de clavos, te van desenredando toda la melena para partirla en ramilletes y trabajar cada zona impregnándola en aceite, con lo cual, olvidaos de hacer el tratamiento a medio día, en el descanso de la comida, porque de allí si hay que ir a algún lugar es a casa a lavárselo o bien dejar reposar los agentes hidratantes, si no nos importa que parezca que trabajamos en una churrería, hasta la mañana siguiente. Una vez bien empavado el cabello, comienza el masaje, que es una gozada si te gusta que te toquen el cuero cabelludo con cierta intensidad. Y de pronto, vuelve el peine terrorífico, y peinado para aquí, peinado para allá, me dice la chica, que tenía una melena (tibetana) envidiable: “Se te cae mucho el pelo”. Y yo pensando “pero cómo no, con estos tirones”. En fin, que todo ese tejemaneje al final lo que sirve es para retirar lo cabellos débiles, potenciar las circulación y rezar para que se repoble pronto, añado yo…jejej. ¿Me gustó? Sí, el pelo al día siguiente estaba espectacular ¿Repetiré? No por el momento.

Lo que si me dejaría hacer todas las semanas es la exfoliación corporal que realizaban en MaiThai Tatto, a base de mermeladas de frutas. A ver, eran productos específicos para tratamientos corporales, no era mermelada real, pero a mi me supo de los más dulce aquel protocolo mientras te masajean todo el cuerpo para deshacerlo de las células muertas, luego una ducha bien caliente y para finalizar un masaje de una hora de duración con una mantequilla nutritiva que me hacían sentir como una tostada del desayuno. ¿Y a caso no están bien ricas con un buen café que las acompañe? Pues eso.

Un sí, a por favor, realizar todas las semanas.

DSCF0908

He de confesar que las amigas de Natura Bissé cada vez que sacan un protocolo de cuidados nuevo me llaman a que vaya a probarlo. Eso, más que suerte es una bendición que no desaprovecho y para allá que me voy a testarlo. En este 2016 probé uno específico de Vitamina C para preparar la piel de cara al verano y los días de sol, el cual fue una gozada por los productos y resultados pero también por las manos que lo aplican, y estas, he de confesar que eran maravillosas con un nivel de conocimientos y experiencia superiores que me hizo repetir tratamiento más adelante, de cara al inicio del otoño, esta vez para nutrir sin indulgencia la piel gracias a su nueva mascarilla.

Así que, sí quiero, a todo. Me pido ser conejillo de indias de la casa de ahora en adelante.

Para los que buscan tratamientos naturales, y de eso mi madre sabe mucho, me hizo una mascarilla de barros purificadores que sirven para activar la piel… pero además de qué manera.

La mascarilla que en principio parecía una de esas típicas de barros… no era tan inocua como podía parecer, porque tenía un efecto calor para activar la circulación que no esperaba, pero al que no le di mayor importancia hasta que al cabo de unos minutos de espera la retiré y cuál fue mi sorpresa… pues que tenía la cara como un tomate, pero literal. Roja, roja, roja, en tono rojo encendido y mi cara de estupefacción frente al espejo que lo decía todo. Solo esperaba que se pasase el enrojecimiento y que aquello no dejase secuela, mientras me entregaba al segundo paso de nutrición con una mascarilla de cera de abeja que eso sí fue una gozada.

Aun así, los barros no creo que entren dentro de mis rutinas de belleza.

DSCF0919

Algo muy útil para el día a día, en cuestión de uñas, es esmaltarlas de manera permanente. Acudes una vez al mes y te olvidas de todo durante los restantes 30 días luciendo siempre unas manos y pies perfectos,  además con unas creaciones super especiales como las que realizan en Siberia donde son especialistas en este tipo de esmaltes y sus propietarias son un encanto. Aunque, hay un pero a tener en cuenta. Las personas que como yo tenemos las uñas frágiles debemos tener en mente que los esmaltes permanentes a largo plazo, y eso en mi caso puede ser una semana, las convierten en todavía más quebradizas costando que vuelvan a estar en su mejor momento. Con lo cual hay que poner en una balanza qué ofrecen las manicuras permanentes y si nos vale la pena el estado de las uñas una vez se retira frente a la perfección de esos 30 días sin preocupaciones. Para mi está claro y es un no, prefiero los esmaltes tradicionales, aunque me duren un nada y poder dejar las uñas descansando a días alternos cuando no necesito llevarlas esmaltadas sin tener que dejarlas recuperar luego por un ni se sabe de tiempo. Pero, entiendo que para todo el mundo sea una gran opción, porque lo es.

Por último, en cuidados de belleza durante el pasado 2016 probé los tintes de Aveda sin amoniaco, porque una luce canas y además en los sitios menos deseados como puede ser el frontal que es donde más se ven. En cambio, lo de teñirme no es algo que me fascine ya que no suelen acertar con mi color, que vendría a ser un castaño que tiende a gris, no a rojo, y acabo con greñas de todos los colores o bien con un color plano, generalmente, demasiado oscuro, que tampoco me fascina ni me favorece. Así que trato de relegar este momento a solo cuando necesito que el pelo esté perfecto por motivos de trabajo, con lo cual me tiño muy poquitas veces al año, quizá unas 3 o 4 ocasiones, y por eso sigo a la búsqueda del lugar perfecto dando este año con el centro de Aveda donde los colores los aplican a través de mezclas que dan como resultado un tono muy similar al natural. Con lo cual subimos el dedo pulgar aprobando su saber hacer.

Y vosotros ¿cuales me recomendáis para que pruebe de cara a este 2017?

Mayte De La Iglesia
Trabajo en moda, hablo sobre moda y vivo la moda.

Ese, sin duda, es el principal motivo por el que creé este blog en el 2008. Una plataforma donde compartir de primera mano mis experiencias como fashion insider la cual me ha acompañado todo este tiempo. ¿Te unes?

Siguiente Post
Post Anterior

Compartelo:

Posts Relacionados

Mayte De La Iglesia

Mayte De La Iglesia

Trabajo en moda, hablo sobre moda y vivo la moda. Ese, sin duda, es el principal motivo por el que creé este blog en el 2008. Una plataforma donde compartir de primera mano mis experiencias como fashion insider la cual me ha acompañado todo este tiempo. ¿Te unes?

2 comentarios
  • Maite

    1 febrero, 2017 at 8:34 pm Responder

    Eso si que es probar tratamientos!! Yo no voy más allá de las limpiezas de cara con el tratamiento que necesite en ese momento y manipedis! jejeje

    • Maite

      1 febrero, 2017 at 8:36 pm Responder

      Ah si! Los masajes relajantes con piedras y reiki, eso si que es gloria! Aunque según como esté ese día me da por dormir, llorar o no parar!!!

Escribe un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.