aschlesser_mayte

Fit Model – Modelo de pruebas

24 mayo, 2017

Cuando comencé a trabajar en el mundo de la moda desconocía muchas cosas, por no decir todas, y la verdad es que no controlaba en absoluto qué tipo de trabajos podía realizar una modelo. Como todo el mundo pensaba que había desfiles, sesiones de fotos para revistas o catálogos y anuncios, pero con el tiempo conocí otras facetas de la profesión como es el hecho de convertirte en realmente un “maniquí” siendo la modelo de pruebas o fit model, como se conoce en el argot del mundillo, a la modelo sobre la cual se realizan las pruebas de toda la colección cuando no directamente las piezas a través de la técnica conocida como “moulaje”.

Para mi, que la verdad es que el primer día que fui a realizar este trabajo nadie me explicó anteriormente de qué se trataba o en qué consistía, fue un descubrimiento porque aunque había oído a algunas de mis compañeras despotricar del mismo resulta que a mi me encantó, que eso no significa que no fuese agotador, pero encontré un lugar en el que aprender a observar y con ello a educarme en las distintas técnicas de diseño, patronaje y palabrejas que se utilizan para estos menesteres en las distintas firmas para las que tuve oportunidad de trabajar.

Este mes, en el número de mayo de la revista Vogue España han dedicado un artículo que firma Mónica Parga y en el que aparecen algunas de mis experiencias, pero, que como todo artículo en papel, en el que además hay muchas protagonistas de renombre, es difícil que aparezca al completo todo lo que estuvimos hablando que fue mucho.

Así que aprovecho el blog para contároslo más ampliamente haciendo caso a lo que dije una vez de que el blog me lo había abierto para contar todo aquello que no me dejaban contar por otras vías ;D

fitting-models-article--voguespain-may2017-1

Al fin, en una revista y siendo una cabecera relevante se habla sobre este trabajo que casi todo el mundo desconoce. Y es que ser la modelo de pruebas de una firma, aunque da una continuidad y estabilidad laboral, supone no hacer carrera ni fama. Lo primero, porque el hecho de tener que asistir casi todos los días a un atelier como quien va a la oficina limita las oportunidades de ir a castings y al tiempo estar disponible para esos otros posibles trabajos. Por otro lado, porque quien no aparece en publicaciones, campañas y desfiles de renombre es difícil que se de a conocer. Pero si algo tiene de positivo es que se puede trabajar habiendo traspasado la barrera de la edad que impone este negocio, siempre y cuando te mantengas en tus medidas, bueno, las medidas que buscan y necesitan las marcas, y por otro lado sentir que formas parte de un equipo, algo raro a percibir ya que el trabajo de una modelo por si algo se caracteriza es por ser cambiante a cada jornada siempre rodeada de caras nuevas y en circunstancias diversas. Además, las modelos de pruebas aunque desapercibidas en los grandes castings de las top marcas internacionales siempre son los cuerpos recurrentes a la hora de “endosar” aquellos looks que no han encontrado la maniquí perfecta para que los luzca sobre la pasarela. Al fin y al cabo están hechos para su cuerpo, el de la modelo que realizó todas las pruebas, y en cierto modo se puede entender incluso como una “recompensa” por parte de la firma. Al menos así siempre lo vi con la modelo de fitting que conocí dentro de Paco Rabanne, donde yo pertenecía al equipo de modelos de showroom y que por supuesto ella también formaba parte de ese elenco y que a día de hoy podría ser un ejemplo similar el de Amanda Sánchez, protagonista del artículo y chica Chanel desde hace 16 años.

fitting-models-article--voguespain-may2017-2

Mi primer trabajo como fit model lo realicé para una firma francesa llamada Gilles Rosier. Allí, aparte de entender en qué iba a consistir mi trabajo, ser consciente de que esa temporada de desfiles iba a perder la oportunidad de acudir a muchos de los castings, empezar a percibir ese dolor de pies característico de estar 6 horas de pie, también, conocí a la cantante Neneh Cherry, íntima amiga de la firma así como el estilista británico que iba a componer los looks del desfile y que venía a ver cómo iba el proceso creativo. Yo, simplemente, alucinaba. En persona ella, la cantante de “7 Seconds” la canción que con 16 años había escuchado en bucle hasta la extenuación.

En muchos otros fittings, para muchas otras marcas, volvería a vivir situaciones similares. Personajes de la industria de la moda, la música o los medios de comunicación que se pasaban por los despachos a saludar… y yo allí, en tanga ;D

fitting-models-article--voguespain-may2017-4

Luego llegarían los fittings para Cacharel (desde siempre una de mis marcas favoritas y que cuando empecé a trabajar con ellos me quería subir por las paredes de la alegría), también para la firma japonesa Anayi (con quien alucinaba por el proceso tan meticuloso que hacían de sus prendas y que además siempre me llevaban a comer a restaurantes maravillosos en Tokio), Dolce & Gabbana (donde solo estuve en una ocasión, no les debió gustar demasiado mi físico, a mi tampoco me fascinó el ambiente, pero donde recuerdo como curiosidad el hecho de que las pruebas fuesen luciendo ropa interior de la firma con el característico sujetador balconet y las bragas altas, todo en color negro), Loewe (con quienes trabajé durante 6 años y eso me llevó a no solo conocer todos sus despachos y showrooms de Madrid o París, sino además casi todas sus tiendas en España y por supuesto la fábrica de Getafe por donde me movía como Pedro por su casa), por último, con Ángel Schlesser (a lo largo de 8 años con las 16 colecciones que eso supone y haber vivido el proceso creativo de las mismas con lo cual para mi era imprescindible que en este artículo para Vogue también contase su experiencia y el por qué deciden contar con nosotras).

aschlesser_mayte_pp

Como le contaba a Mónica para ser modelo de fitting se hacen necesarias algunas características que tiene que ver en principio con tus medidas corporales: la altura y además de las habituales suman otras más surrealistas como el ancho de espalda, la circunferencia de cuello, el largo de brazos, medida de codo a muñeca… la firmas se crean un  organigrama de tu cuerpo para en base a este cortar los patrones.

Pero también dar vida a la ropa e impregnarla de estilo y actitud manteniendo una cierta elegancia dentro de lo sencillo que es estar haciendo un fitting con el rostro sin maquillaje y el pelo recogido en un moño.

Importante ser consciente de que es agotador el estar durante muchas horas de pie, normalmente con zapatos de tacón y con los alfileres que ponen y quitan dejándote el cuerpo como si tuvieses gato, aunque esto es lo de menos, a veces lo que te puede matar es el aburrimiento.

Y por supuesto tener poco pudor respecto a tu cuerpo, porque en el mundo del fitting hay que asumir aún más que eres un maniquí, abren por aquí, cortan por allá y aunque estés medio en pelotas, es curioso, pero lo que menos importa es tu cuerpo, sino la ropa

Por cierto, la gente desde fuera, y tras leer el artículo o mi experiencia personal puede pensar que lo de las modelos de fitting es algo muy común y solo existen con esas medidas de pasarela que se alejan de la media habitual, y eso no es cierto porque por un lado no todas las marcas invierten dinero en este perfil de profesional, como por ejemplo también les ocurre a los estudiantes de moda que todavía no han trabajado con modelos y por eso los cortes no suelen encajar. Te das cuenta de que todavía no tienen en mente las proporciones físicas del cuerpo que luego exhibirá la ropa en una pasarela, y por otro lado, a posteriori del desfile este el perfil de la modelo de normalización con otro perfil físico con quien estandarizar la producción y corregir esas prendas de pasarela para que sienten igual de bien en la calle. Un trabajo, un proceso, que hace que las piezas que finalmente adquirimos en tienda tengan la vestibilidad idónea.

*Fotos blanco y negro; Juan Carlos Antón

Mayte De La Iglesia
Trabajo en moda, hablo sobre moda y vivo la moda.

Ese, sin duda, es el principal motivo por el que creé este blog en el 2008. Una plataforma donde compartir de primera mano mis experiencias como fashion insider la cual me ha acompañado todo este tiempo. ¿Te unes?

Siguiente Post
Post Anterior

Compartelo:

Posts Relacionados

Mayte De La Iglesia

Mayte De La Iglesia

Trabajo en moda, hablo sobre moda y vivo la moda. Ese, sin duda, es el principal motivo por el que creé este blog en el 2008. Una plataforma donde compartir de primera mano mis experiencias como fashion insider la cual me ha acompañado todo este tiempo. ¿Te unes?

1 comentario
  • Maite

    30 mayo, 2017 at 5:37 pm Responder

    Muy interesante!!!

Escribe un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.